Cuadernos de viajes

27 JUL — 28 OCT 2011

Archivo

Un cuaderno de viaje suele ser un secreto bien guardado. Pintores e ilustradores lo usan como espacio de investigación, es la trastienda del viaje, con las dudas los miedos, los espacios vacíos. Se  guardan porque tal vez algún día, al hojearse, disparen el mecanismo del recuerdo. En los cuadernos encerramos, entre dos tapas duras, partes de nuestra memoria.

Dibujamadrid es una actividad del Museo ABC en la que se han organizado tertulias y paseos en grupo por Madrid, guiados por seis artistas presentes en la muestra. Una treintena de dibujantes tratan de representar esa riqueza recorriendo y dibujando durante seis fines de semana consecutivos las rutas establecidas por los lugares más característicos de la ciudad: el Rastro, la Gran Vía, la Plaza Mayor, el Manzanares, Lavapiés y el Retiro. El resultado es un collage de miradas, técnicas e historias tan rico, al menos, como la ciudad que han intentado reflejar. Más allá de Madrid, los maestros de las rutas: Alfredo, Antonia Santolaya, Jorge Arranz, José María Sánchez, Enrique Flores y Gusti han visto mundo, se han fijado en sus gentes, naturalezas y arquitecturas. Lo han sistematizado y, como si fueran entomólogos, lo han diseccionado, catalogado y archivado. Un cuaderno de viaje encierra el mundo y a la persona que lo observó.