EL «JUEGO» DE LORENZO GOÑI Y CAMILO JOSÉ CELA

23 OCT — 09 DIC 2018

Actualmente

Lorenzo Goñi (Jaén, 1911- Lausana, Suiza, 1992) fue uno de los más destacados ilustradores de la segunda mitad del siglo xx. Autor de miles de dibujos a lo largo de su extensa trayectoria —en libros, diarios y revistas—, la labor que desarrolló para ABC y Blanco y Negro se cuenta entre lo mejor de su producción. En sus páginas, con cerca de 2.000 ilustraciones publicadas, alcanzó la mayor popularidad, convirtiéndose en una de las señas de identidad de ambas cabeceras.

Su relación con el nobel Camilo José Cela (Iria Flavia, Padrón, 1916-Madrid, 2002), quien consideraba a Goñi como el mejor intérprete gráfico de sus escritos, data de los años cuarenta, desde que ilustró su relato Pabellón de reposo (1943). A este seguirían otros títulos y el nacimiento de una larga amistad, alimentada por la sintonía satírica entre ambos.

Esta correspondencia entre el escritor y el artista se puede comprobar de forma clara en la selección de 51 ilustraciones que presenta el Museo ABC de cuantas Goñi realizó para la serie «El juego de los tres madroños», publicada en las páginas de ABC desde 1979 y que duró —con más de 300 entregas— hasta 1982. Fue la última ocasión que ambos tuvieron de colaborar y en ella brilla la perspicacia, penetración y maestría del artista para traducir  gráficamente las ocurrencias de Cela. Sorprende la variedad de composiciones y tratamientos que era capaz de alternar, siempre dentro de los márgenes de un estilo tan original como imaginativo. En las ilustraciones para «El juego de los tres madroños» encontramos un Lorenzo Goñi en estado puro.